“El roto de Lagarto” nos ha llegado de la mano de una amiga, como llegan las mejores recomendaciones. Y después de leerlo y leerlo, no podemos menos que escribir sobre él.

Hay en el mercado miles de títulos de cuentos ilustrados para niños. Algunos tienen estupendas ilustraciones, otros historias originales, o de toda la vida, unos pocos van más allá de la anécdota del cuento y transmiten (que no enseñan) lecciones de la Vida, así con mayúsculas.

“El roto de Lagarto” no cumple una de esas características. Las cumple todas. Porque la historia que narra es  original, pero parece escrita hace siglos, porque su lenguaje tiene la sencillez pero también la fuerza simbólica de los cuentos que son transmitidos por generaciones. Y ésas cualidades le permiten afrontar un tema tan delicado como la muerte, (o la pérdida, de un modo más general) de una manera tierna, poética, bella, cristalina y profundamente sabia, y de forma que puede entenderlo cualquier persona, incluso las más adultas.

Pero además, las ilustraciones están completamente en la misma línea de la escritura, y más que acompañar, abrigan a la lectora durante su viaje con Lagarto, alegrándo con sus colores, acariciando con sus texturas y sus formas, ilustrando con modestia y efectividad el viaje.

Un regalo para el alma de peques y grandes, una gran herramienta para acompañar el duelo si es necesario, o para entenderlo. Una obra de arte con la capacidad de sanar y mimar.

¿Qué dónde lo puedes conseguir? “El roto…” está editado por una pequeña editorial nada menos que de Soria. Puedes pedir en tu librería que te lo encarguen. Si estás en Segovia y Soria sabemos que hay varias librerías que lo tienen ya en sus estantes. En Valladolid próximamente en La Otra, donde va a haber una presentación en breve, además. No os la perdáis, si tenéis la oportunidad de asistir a una, porque no sólo la autora cuenta explica y cuenta de manera deliciosa su libro, sino que además podréis ver las ilustraciones originales en vivo.

FICHA:

Título: El Roto de Lagarto

Autoras: Texto, Cristina Rojo. Ilustraciones, MªJosé de Diego

Edita: MLH