Un espacio donde combinar el potencial de las herramientas del yoga y la meditación y nuestras capacidades expresivas y creativas (expresión corporal, danza, canto, pintura, poesía…) a través del cuerpo como artífice, con una perspectiva de autoconocimiento, y una mirada de no juicio, respeto, aceptación y compasión. Y la ayuda inestimable del juego, la curiosidad y la imaginación.