Atención súper heroínas y súper héroes de la educación y de la crianza: ¡no estáis sol@s!

Esta es una verdad que quizás cueste mucho reconocer públicamente, pero en privado… ¿quién no ha pensado alguna vez que la ma/paternidad le sobrepasa? ¿Quién en el campo de la educación, intentando hacer innovaciones que a veces ni se comprenden, no ha pensado en tirar la toalla? Criar y educar hoy en día, especialmente si se hace de manera consciente y dedicada, puede ser agotador, desesperante y vivirse muy en solitario. ¿Qué podremos hacer entonces para cuidarnos como educadores y, por lo tanto, estar más disponibles para nuestros niñ@s? Os propongo cuatros aspectos sobre los que reflexionar.

Lo primero de todo, para realizar un adecuado acompañamiento, es que tengamos una gran capacidad de introspección. Para mí éste es un paso necesario para salirnos de las típicas expresiones de “el niño es malo”, “se porta mal” o “tiene un mal día”, y reconocer que soy yo la que no está respondiendo de manera consistente (depende de mi estado de ánimo, por ejemplo) o tengo que revisar viejos patrones instaurados que están interfiriendo (quiero hablarle de una forma más calmada y acabo repitiendo expresiones que sé que no son útiles, pero que he oído cientos de veces). Este cambio de enfoque hace que mi atención vaya de pensar que “él es el problema” a que “yo tengo que buscar una solución, o incluso ayuda en algunos casos”.

En segundo lugar, después de llevar el foco sobre mí mism@ (¿qué me está pasando?, ¿cómo me siento?, ¿qué estoy pensando?, ¿qué me está diciendo mi cuerpo?), tengo que llevar mi atención sobre las necesidades del niñ@ que acompaño: ¿por qué se está comportando como lo está haciendo? Para ello es importante ser capaces de observarles sin juzgarles ni juzgarnos (“¡qué mal lo estoy haciendo!”, “esto solo me pasa a mí”, …) y entender que, evolutivamente, sus comportamientos son señales de que necesitan algo (expresar frustración, repetir varias veces una conducta para interiorizarla,… ) y entender que siempre hay algo que yo puedo hacer para ayudarles.

El tercer paso sería reconocer que podemos sentirnos desbordad@s ante la titánica tarea que supone este acompañamiento. Realmente creo que los padres, madres y educador@s somos súper héroes y súper heroínas, aunque nadie nos los diga. Eulàlia Torras de Beà, psiquiatra infantil, plantea que vivimos en una sociedad en la que no van a la par sus esfuerzo por hacer investigaciones científicas con aplicar sus conclusiones a la vida diaria. Así, a pesar de que está comprobado el impacto que tiene el cuidado que se recibe en los primeros años de desarrollo para la aparición de posibles trastornos en la adolescencia y la edad adulta, apenas se hace nada por dotar a las familias del apoyo necesario. Por este motivo, es muy importante tener un grupo de apoyo (grupos de crianza, grupos de innovación educativa, etc.) en los que poder desahogarse y sentir que no se está solo/a.

Una vez realizados estos primeros pasos (observar cómo me encuentro y qué necesito yo, observar cómo se encuentran y qué necesitan los niñ@s, para finalmente, en algunos casos, admitir la posibilidad de que me estoy viendo desbordad@,) lo siguiente probablemente sea… ¡pedir ayuda! Para ser un súper héroe o súper heroína de la educación se hace totalmente necesario tener una gran variedad de recursos para atender nuestras propias necesidades y las de los niñ@s. Probablemente habremos recibido algún tipo de formación al respecto, pero cuando pasamos de la teoría a la vida diaria, solemos encontrarnos con que hay un abismo… y esto lo está diciendo una doctora en Psicología, profesora de Psicología evolutiva y profesora de Yoga. Para mí todo lo aprendido a nivel teórico sobre “vínculo” y “apego” no ha tenido ningún sentido hasta que he vivido en primera persona el impacto que tiene en el estado de ánimo el llevar tantos meses sin dormir una noche de un tirón y tener que estar disponible al cien por cien al día siguiente, como si nada. ¡Tanto que tiene que enseñarnos la vida cuando la escuchamos realmente!

La buena noticia es que, como decía anteriormente, cada vez se van creando más grupos de apoyo a ma/padres y educadores (grupos de crianza, grupos de innovación educativa), porque cada vez tenemos más claro que para poder ser un súper héroe o heroína en la educación o la crianza es muy importante no estar sól@s. Desde la formación que en su día recibí, de la maestra Christine McArdle, y en la que colaboro como voluntaria actualmente (la formación de Maestro de yoga y mindfulness para niñ@s), observo continuamente como la fuerza del grupo es totalmente necesaria para conectar con esos súper poderes que, por supuesto, tod@s tenemos… ¡o sino la especie ya se habría extinguido hace mucho tiempo!

En esta formación no solo está dirigida a profesores de yoga, sino a educadores y a pa/madres que sientan que necesitan otro tipo de recursos para poder acompañar y, sobre todo, sentirse ellos mismos acompañados. De este modo, en las sesiones se reflexiona sobre qué es educar, sobre qué es normal en el desarrollo evolutivo del niñ@ y qué nos dicen la psicología y la neurociencia al respecto, todo ello acompañado de las herramientas creativas desde la atención plena, el contacto con el cuerpo, la escucha a las emociones, etc., que nos proporciona el yoga y el mindfulness. Pero si tuviera que destacar cuál es la mayor aportación de realizar ésta formación, sin duda es el vínculo tan especial que se genera entre los compañeros/as y la red de apoyo que entre todos se crea. Todavía sigue vivo el grupo que se creó en mi formación de hace ya cinco años, y yo ahora voy sintiendo crecer las lindas semillas que el año pasado empezamos a plantar en Valladolid con la nueva formación aquí. Así que puedo repetir con total confianza el título de esta entrada, esperando que a quien lo necesite le llegue… Así que… atención súper heroínas y súper héroes de la educación y de la crianza: ¡no estáis sol@s!

Rosa Pulido es profesora de Psicología en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y asesora en el diseño pedagógico del programa y contenido de la formación de Maestr@ de yoga para niñ@s, que se imparte desde la escuela Om Shree Om en Valladolid.

Si quieres realizar algún tipo de consulta respecto a la información ofrecida, no dudes en escribir a formacionosovalladolid@crecimientocreativo.com